La torrija es un delicioso dulce de cuaresma que tradicionalmente se realizaba con pan de sobras, además de leche, azúcar, canela y huevo, ingredientes al alcance de la mayoría de los hogares, de ahí su popularidad. En el restaurante A Plomo le damos un toque especial a la receta.

Las torrijas, un dulce con mucha historia

Ya existían recetas muy similares en los siglos cuarto y quinto de nuestra era, en el libro titulado “De re coquinaria” atribuido a un autor romano, ya se habla de ellas. Curiosamente no siempre se utilizó azúcar en la elaboración de las torrijas, dado que esta se introdujo en la cocina europea unos siglos más tarde.

En la antigüedad un reconstituyente

Solían administrarse a enfermos, convalecientes y madres que acaban de dar a luz recientemente, dado que los ingredientes de las torrijas siempre se han considerado alimentos con un gran aporte de energía.

Da fe de ello que en algunas zonas de Galicia se llaman “torradas de parida”. En concreto el uso de la palabra torrijas para denominar a este dulce data del año 1496 y se atribuye al autor Juan Del Encina, por eso la ciudad de León, donde vivió, es la sede del concurso nacional de torrijas.

Puedes aprender mucho más de la historia de las torrijas en la página web de Mikel López Iturriaga, El Comidista.

receta de torrija caramelizada en restaurante A Plomo Cádiz

La receta tradicional, la de nuestras abuelas

Como veis existe una larga historia detrás de nuestro gran postre, pero volvamos a la actualidad, en la receta contemporánea infusionamos medio litro de leche con doscientos gramos de azúcar y una ramita de Canela. Una vez que llega a hervir, apagamos y  dejamos reposar tapada un cuarto de hora para que la leche coja el sabor de la canela.

Cuando la infusión de leche esté a temperatura ambiente mojamos las rebanadas de pan de un centímetro de grosor y nos aseguramos que empape el pan. Hay quien lo deja durante horas empapando en la nevera, cambiándolo de lado cada cierto tiempo. 

Luego las pasamos por huevo batido y, con cuidado, la echamos en la sartén con el aceite bien caliente para freírlas. Es muy importante que tengamos un recipiente con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Habitualmente, cuando están recién sacadas del aceite, se le agrega una mezcla de azúcar y canela para que el azúcar se derrita con el calor y ya están listas, dejar enfriar y comer.

Nuestra receta, la receta de nuestras torrijas

En la receta de torrijas de A Plomo introducimos pequeñas variantes que la hacen diferente, pero no por ello menos exquisita, así que vamos a la receta de las torrijas caramelizadas de A Plomo!

El baño de nuestras torrijas caramelizas difiere un poco del tradicional, nosotros lo hacemos con:

  • 500 ml. De leche.
  • 200 ml. De nata.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 1 huevo.

A nosotros nos gusta cortar el pan para las torrijas un más grueso, a unos 3-4 cm, dos dedos aproximadamente, estas rebanadas procuramos empaparlas bien en el baño.

Una vez empapadas, las pasamos por azúcar por los dos lados, hay que intentar no pasarnos de golosos, solo una pasada leve por el azúcar.

Hecho esto caramelizamos por ambas partes en una sartén bien caliente. Si lo hacéis en vitrocerámica con ponerla a nivel medio-alto (7 u 8) va perfecto.

También se pueden freír en aceite directamente sin pasar por el azúcar ni el huevo, dado que ya se lo añadimos en el baño.

Curiosamente, a nosotros personalmente nos gusta más en casa freírlas que caramelizarlas.

Por último, acompañarlas de un helado, va de lujo.

Vídeo con los pasos de la elaboración

En este enlace puedes ver un pequeño vídeo de la elaboración de las torrijas en A Plomo.

Esperamos que os gusten y que nos enviéis las fotos de vuestras torrijas caramelizadas

Bueno, pues ahí está la receta de las torrijas de A Plomo, esperamos habernos expresado con claridad, si os queda alguna duda podéis contactar con nosotros a través de nuestras redes sociales.

Esperamos que os gusten tanto o más que en nuestro restaurante y, por supuesto, que os divirtáis preparándolas y haga vuestro día más ameno. 

No olvidéis enviarnos la foto de vuestras torrijas con la receta de A Plomo, quién sabe, quizá hagamos un pequeño concurso con ellas.